30 de Septiembre y 1 oct.: Rosh Hashanáh, ayuno judío del del día noveno de Av.

(Las fiestas judías comienzan siempre en la víspera, a la puesta del sol). Rosh ha-shaná, es el año nuevo judío, el cual es conmemorado por la mayoría de los judíos dondequiera que se encuentren. Se conmemora el día en que Dios creó el mundo o según otros el día de la creación del hombre; y es a partir de este día cuando se cuentan los años, con lo que estaríamos en el año de 5780. Este día el shofár se toca durante la plegaria matutina. El sonido de este cuerno, casi siempre de carnero, llama a los judíos a la meditación, al autoanálisis y a retomar el camino de justicia (Teshuvá). Es el primero de los días del regreso e introspección, de balance de los actos y de las acciones realizadas, de plegaria y sensibilidad especiales que terminan con el Yom Kippur (Día del Perdón).

También se conoce como el Día del Toque del Shofár y como el Día del Juicio porque ese día Dios juzga a los hombres, abriendo tres libros: uno, con los malos (quienes quedan inscritos y sellados para la muerte); otro, con los buenos (quienes quedan inscritos y sellados para la vida), y el tercero, para quienes serán juzgados en Yom Kippur.

Rosh Hashaná (Comienzo del año), junto con Yom Kippur (Día del perdón), forman en la tradición judía una unidad llamada Yamim Noraim (Días terribles), por ser el momento en que Dios juzga al mundo y decreta lo que sucederá en el transcurso del nuevo año.